EnglishEspañol

NOTICIAS

Entrevista a Diana Prieto: “aquí lo hacen para superar la pobreza, nosotros lo hacemos para la construcción de paz”

Entrevista Diana Prieto

El miércoles 26 de abril, la asesora nacional del programa “Manos a la Paz” de Colombia, Diana Prieto, visitó la oficina regional de Servicio País en Temuco para conocer en terreno el trabajo que se desarrolla en una de las regiones más golpeadas por la pobreza. Esta visita se realizó en el marco de la cuarta pasantía de colaboración entre la organización colombiana y la Fundación, que forma parte del proyecto “Servicio País – Manos a la Paz”, gracias al cual nuestra Fundación está asesorando técnicamente el proceso de trabajo en terreno de esta iniciativa de la Alta Consejería para el Posconflicto y que cuenta con el apoyo del PNUD.

Durante la jornada de trabajo, la representante de Manos a la Paz pudo conocer en profundidad la labor de la Fundación en la región, la metodología y aprendizajes de Servicio País y también compartir con ex profesionales Servicio País, durante una tarde de intercambio de experiencias, en un ambiente de simpatía y colaboración.

Tras un largo día nutrido de experiencias e información, Diana apreció el clima frío y húmedo del atardecer de La Araucanía, momento en el que nos concede una breve entrevista y nos cuenta que los motivos de su viaje se remontan al año 2016 en Colombia.

-¿Por qué el 2016?

- Estamos en el proceso de paz a través de la misión de la ONU, en el “Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo” PNUD, de ahí mi vinculación con Manos a la Paz. Llevamos un año, desde antes que se firmara el acuerdo de paz, y desde marzo del 2016 ya estábamos en terreno. En septiembre se firmó el acuerdo y en octubre se realizó el plebiscito, cuando se le preguntó a la gente si estaba de acuerdo con lo que se había firmado en la Habana. Gano el NO, pero luego se modificaron algunos puntos que no eran aceptados por la oposición, se incorporaron unos ajustes y el Congreso lo refrendó. Ahora tenemos un acuerdo firmado y refrendado. Y en este momento los integrantes del grupo guerrillero están saliendo de sus territorios y están entregando las armas al gobierno.

- ¿En qué consiste el programa?

-El Programa “Manos a la Paz” es parte de la estrategia de respuesta rápida del gobierno en este proceso de postconflicto, es el primer programa que sale a los territorios y empieza a llegar a los municipios afectados por el conflicto, llevando estudiantes entre séptimo y el décimo semestre que están próximos a graduarse de sus carreras profesionales. Nosotros hacemos un proceso de selección, y llevamos cada semestre durante cuatro meses a 300 estudiantes para que presten sus servicios a las comunidades o la institucionalidad. Para poder hacer realidad el cambio hacia un nuevo país, llevar una construcción de paz, acercar la institucionalidad a la gente, empezar a trabajar y abordar temas de reconciliación. Entendemos la construcción de la paz como un todo, ya que pasa por muchas esferas. Para poder hablar de paz no podemos tener inequidad, personas en pobreza extrema, el Estado tiene que proveer servicios de salud, educación, infraestructura, seguridad, etc. Para eso se necesitan manos trabajando, para que eso ocurra en los territorios donde el Estado no ha podido llegar en mucho tiempo, hay una debilidad institucional bastante fuerte.

Es muy parecido al trabajo que realizan acá, lo diferente es la temática; aquí lo hacen para superar la pobreza, nosotros lo hacemos para la construcción de paz y fortalecimiento institucional, en la nueva coyuntura que estamos pasando. En el 2017 estamos con la tercera generación de practicantes, llevamos 900 personas vinculadas que han estado en 19 departamentos y 122 municipios.

 

Una publicación compartida de Manos a la Paz (@manosalapaz) el

 

-¿En qué consiste la relación entre la Fundación Superación de la Pobreza y Manos a la Paz?

-Una de las referencias a nivel internacional que nos sirvió cuando estábamos en la etapa de diseño, fue el programa Servicio País. Habíamos adelantado algunas conversaciones de hace tiempo con ellos, de cuando estábamos en la etapa de diseño. Cuando lanzamos el programa, empezamos a aprender muchas cosas en el camino y volvimos a contactarnos con la Fundación. En julio firmamos un acuerdo de colaboración gracias al cual nos están prestando asistencia técnica, para compartirnos todo el aprendizaje y toda la experiencia de más 20 años que llevan en Chile, que realmente ha sido un referente muy importante para nosotros.

Ellos hicieron una primera visita a Colombia en septiembre, nos acompañaron varias personas desde el nivel central, empezamos a identificar los temas importantes para que pudiéramos ir profundizando en eso. Luego se realizó una visita de otras personas del equipo de Manos a la Paz acá a Chile en noviembre, en enero tuvimos otra visita de parte del equipo de comunicaciones de Chile a Bogotá. En marzo estuvo otra parte del equipo aquí en Chile visitando algunas regiones, conociendo las jornadas de inducción que se realizan cuando llegan los profesionales y esta es la cuarta pasantía. Estamos acompañando estos ejercicios con una parte en Santiago, y ahora estamos divididos en las regiones; en el Maule, en Coquimbo y yo en La Araucanía, para conocer en profundidad cómo realizar las intervenciones en los terrenos.

¿Qué te ha parecido conocer las experiencias de los equipos de Servicio País?

-Llegamos el sábado con dos compañeros más desde el nivel nacional del programa Manos a la Paz. Ha sido una semana de mucho aprendizaje, de escuchar, de valorar, porque 20 años no son en vano. Si nosotros podemos incorporar cosas y crecer de mejor manera, se transforma en un conocimiento muy valioso. Una cosa es la presentación del programa, pero otra cosa es venir y trabajar de la mano con la gente que realmente lo opera en los territorios, tener conversaciones directas con los profesionales, conocer cómo se desarrolla la intervención, escuchar cómo nos pasan las dificultades y ¿cómo ellos las han podido superar a lo largo del tiempo?, ¿qué cosas han funcionado?, ¿qué cosas hacían hace 10 años que ahora ya no hacen? todo ese proceso para nosotros es muy valioso y lo reconocemos mucho porque apenas llevamos un año.

Eso es los importante de la asistencia técnica; no es copiar un modelo tal cual como tú lo vez, sino tener la capacidad de poder adaptarlo al contexto que cada uno tiene, cuando tenemos algún interés en alguna de las cosas que nos cuentan, profundizamos en dichos temas, preguntamos mucho.

 

 

-¿En qué actividades seguirás participando?

-Mañana vamos a salir a dos comunas a conocer las intervenciones en Lumaco y Purén, haremos ese recorrido, tendremos reuniones con las instituciones a nivel local, vamos a tener reuniones de seguimiento con los profesionales en acompañamiento de la oficina territorial.

Luego regreso a Santiago donde vamos a tener una ceremonia de cierre el viernes. Con todo lo que hemos aprendido esta semana identificaremos los temas puntuales. Ahora siguen visitas especializadas por parte de Servicio País a Colombia, entonces identificaremos muy bien, cuáles son esos punto que vamos a profundizar con las personas que van a ir.

Doble Vía

Diana también comenta que no solo tuvieron la oportunidad de recibir conocimiento de parte de la Fundación, sino que también entregar un aporte…

-En el marco de este proceso de aprender en doble vía, ayer en Santiago hicimos un coloquio de participación electoral, ya que nosotros tenemos una experiencia a través del PNUD en Colombia de promoción de la participación electoral, una estrategia muy robusta a través de muchos años, y nos pidieron que hiciéramos un coloquio sobre esto, esa jornada la hicimos ayer y fue muy provechosa, porque se pudieron obtener elementos que pueden poner en práctica. Tengo entendido que ahora vienen elecciones. Con esto hemos tenido la oportunidad de la reciprocidad.

Tras relatar sus siguientes planes en Chile, le damos las gracias a Diana por la entrevista y la despedimos con un abrazo de amistad.