EnglishEspañol

NOTICIAS

Llaman al gobierno a proponer medidas concretas de ayuda humanitaria a personas de la caravana migrante

· Con un llamado a que como sociedad “no podemos ser solo espectadores”, el Movimiento “Derechos sin Fronteras”, conformado por diversas organizaciones sociales e instituciones –entre ellas América Solidaria, la U. de Chile y la Fundación para la Superación de la Pobreza-, emitió una declaración respecto a la situación de las más de 7 mil personas que conforman la caravana migrante que se dirige desde Centro América a Estados Unidos, y que hoy se encuentra en México.

· La falta de un sistema de coordinación internacional de la migración, la desprotección de los Derechos Humanos de las personas migrantes, las desigualdades sociales y económicas en Latinoamérica como uno de los factores causantes de esta movilidad, fueron algunos de los puntos planteados por dicho movimiento, que además hizo un llamado urgente al Gobierno de Chile a actuar.

f148484-6-o

Como una alarmante crisis humanitaria calificaron desde el Movimiento “Derechos sin Fronteras” la situación de las más de 7 mil personas provenientes de Honduras, Guatemala y El Salvador -entre ellas, 2 mil trescientos niños, niñas y adolescentes— que hoy se encuentran caminando en dirección a Estados Unidos como parte de la Caravana Migrante.

Integrada por diversas organizaciones e instituciones como América Solidaria, la U. de Chile y la Fundación para la Superación de la Pobreza, la Red de Organizaciones de Voluntarios de Chile y la Comunidad de Organizaciones Solidarias de Chile, este naciente colectivo emitió una declaración respecto a esta situación, inscribiéndola en un contexto global de movilidad humana, en donde en nuestra región latinoamericana se despliega “un modelo social que nos ha llevado a ser el continente más desigual del planeta, con bajos niveles de cohesión social al interior y entre los países, lo que causa pobreza, frustración y violencia”.

“Tenemos que trabajar para colocar el problema donde está: la causa de la migración se debe a la alta desigualdad continental, el maltrato que nos damos entre nosotros. (…) Cuando uno coloca el problema de donde viene –algo que a lo mejor a muchos no les puede agradar, porque está radicado en la injusticia social-, creo que saca del camino a los chivos expiatorios del problema y pone la causa donde efectivamente está”, señaló el presidente Ejecutivo de América Solidaria Internacional, Benito Baranda.

Asimismo, desde el movimiento enfatizaron en que esto “no es un hecho aislado”, sin que es parte de un contexto global donde más de 244 millones de personas las que viven fuera de su país de origen. De ellas, añade el texto, “65 millones son desplazadas por la fuerza, donde 21 millones son refugiados y refugiadas y 3 millones son solicitantes de asilo”.

“Estamos absolutamente convencidos de que todas y todos hemos sido, somos o seremos migrantes y que migrar es un derecho de toda la humanidad”, dijo Leonardo Moreno, director de la Fundación Nacional para la Superación de la Pobreza, quien también advirtió que debemos “poner énfasis en terminar con la criminalización de la migración. Esto que está sucediendo ocurre fuera de nuestras fronteras pero también en Chile, donde muchas veces mediante normas y procesos administrativos se criminaliza la migración”.

f148484-5-h

Otros de los puntos planteados por el Movimiento fueron “la falta de un sistema de coordinación internacional de la migración, que, de acuerdo con los compromisos e instrumentos de Derechos Humanos, evite la crisis humanitaria que viven los y las migrantes, tanto en las fronteras como en los países de tránsito y destino”, y las vulneraciones a los derechos humanos que viven las personas migrantes, entre otras.

Por ello, el Movimiento “Derechos Sin fronteras” hizo un llamado urgente “al Gobierno de Chile, que no se ha pronunciado, a reaccionar y proponer medidas concretas de ayuda humanitaria y mecanismos de acogida a quienes, escapando de la violencia, el hambre o la pobreza, han tenido que desplazarse hacia otro lugar”, convocatoria que extendieron a las naciones americanas, a fin de “generar acciones coordinadas de cooperación eficaces y eficientes en Centro América”.

En definitiva, “solicitamos con suma urgencia a los organismos internacionales, proveer ayuda inmediata y urgente a las personas que son parte de esta caravana, teniendo en consideración la magnitud y las consecuencias humanitarias de seguir llegando tarde”. En esa línea propusieron que las naciones americanas “cumplan con las metas de cooperación de destinar el 0,7% del ingreso nacional bruto a la asistencia oficial para el desarrollo de los países en desarrollo y entre el 0,15% y el 0,20% del ingreso nacional bruto a la asistencia oficial para el desarrollo de los países menos adelantados”.

Destacando que “ante los acontecimientos que estamos que estamos escuchando la U. de Chile no podrá nunca quedar indiferente”, la coordinadora académica de la Cátedra Racismo y Migraciones Contemporáneas de la U. de Chile, María Emilia Tijoux, enfatizó en que la “cantidad de organizaciones que estamos reunidas somos parte de una sociedad preocupada por los derechos humanos de todas las personas, y el gobierno tendría que escucharnos y no solamente eso, tendría que de nuevo dialogar con la sociedad para ver qué es lo que nosotros pensamos y que también piensan las y los migrantes”.

“Este movimiento es una alianza inédita por la amplitud de quienes congrega y la idea es que justamente -dada la situación, no solamente en América Latina, sino que también en nuestro país- podamos mantenernos como movimiento y tener una acción permanente”, concluyó la vicerrectora de Extensión y Comunicaciones de la U. de Chile, Faride Zeran, quien también insistió en que esta declaración sigue abierta a adhesiones en https://goo.gl/W2TgyN