EnglishEspañol

NOTICIAS

OPINIÓN | El despoblamiento está matando nuestro territorio

Si queremos propender a un mayor crecimiento de nuestra región debemos también integrar en este proceso a los territorios rurales

 

Estamos en un momento decisivo de nuestro desarrollo regional. El despoblamiento está matando nuestro territorio. De manera urgente debemos inclinar el eje de nuestra mirada y movernos más hacia el este, noreste y sureste de Arica. Se sabe que las regiones Metropolitana y de Valparaíso concentran el 52% de la población nacional. Esta situación nos escandaliza, pero cuando miramos nuestra realidad regional no nos preocupa saber que el 99% de la población regional habita en una sola comuna: Arica. Décadas atrás esto no era así. En los 60, el 75% de la población vivía en Arica, el resto se repartía en Putre, Camarones y General Lagos.

Putre

Putre

La concentración demográfica de nuestra región es más que un indicador, ha significado abandonar en forma literal y simbólica, sistemáticamente, los sectores rurales de todas las comunas. Y poco a poco ir mermando la escasa población que queda en sectores urbanos fuera de Arica. No pidamos descentralización nacional, si como región no hemos sabido lidiar con este fenómeno al interno. Inclinar el eje de nuestra mirada no pasa solo por rehabitar, hay que proyectar desarrollo e implementar cobertura y calidad en salud, educación, trabajo, vivienda y entorno, cultura, etc. Crear a conciencia los incentivos para que las familias vuelvan a ocupar la región.

También en el poder, el conocimiento y la calidad de vida estamos centralizados a nivel nacional y mega centralizados a nivel regional. En Arica hay inversión, toma de decisiones, concentración del poder, producción de conocimiento. Si queremos propender a un mayor crecimiento de nuestra región debemos también integrar en este proceso a los territorios rurales, y construir un desarrollo orientado; donde tengamos presente la distinción crecimiento/desarrollo, teniendo que ver este último tiene con las personas y su calidad de vida.

En las herramientas de planificación territorial existentes y en las futuras que se desarrollen, debe incorporarse esta urgencia. Una mirada con enfoque territorial, con diagnósticos certeros de la realidad inter-regional, donde no solo es vital conocer las necesidades, carencias y problemáticas de la capital regional, que suelen diferir de las que se experimentan en las comunas rurales. Se debe tener presente una mirada dual, reconociendo las potencialidades que posee cada territorio, sus recursos naturales, culturales, sociales y humanos. Nuestra región no crecerá ni se desarrollará teniendo solo la mirada al oeste, debemos inclinar el eje también al este, si queremos concebir y plasmar una región desarrollada de forma sostenible.

 

Columna de Edwin Briceño, Director Regional de Fundación Superación de la Pobreza – Arica y Parinacota

Publicado en El Morrocotudo.